domingo, 29 de abril de 2012

La maldición del último rey godo: Don Rodrigo


INTRODUCCIÓN

Oficialmente el último rey godo en la península Ibérica fue Don Rodrigo, también oficialmente falleció en la batalla de Guadalete, y NO oficialmente esta derrota fue motivada por una maldición.

HISTORIA

Hace muchos años, una de las tareas que más preocupaba a los estudiantes españoles era aprenderse la lista de los reyes godos, que dependiendo de que lista veamos llegan a ser casi 50, y con nombres como Atanigldo, Gundemaro, Amalarico, etc…
Aprender esa lista tenía que ser algo insufrible, la abría Ariarico y la terminaba…
Aquí está el dilema, según unos, acaba con Don Rodrigo y según otros, unos 60 años después de supuesto fallecimiento de este con Atanagildo, sin embargo, siempre se ha dicho que el primero fue el último de los reyes y todo debido a una maldición.
Cuenta la leyenda que sobre una cueva excavada por el héroe griego Hércules, los reyes visigodos construyeron un palacio que cerraron para que nadie pudiera entrar, cada nuevo rey añadía un nuevo candado o cerradura, hasta que años más tarde llegó Don Rodrigo que no haciendo caso a la leyenda abrió dicho palacio, encontrando en una de sus salas una mesa, supuestamente la mesa de Salomón, y un cofre, que pensando que estaba lleno de joyas lo abrió, sin embargo en su interior solo había un pergamino en el que había dibujos de unos guerreros de piel oscura y turbantes en la cabeza, con una leyenda que decía “Cuando la mano del tirano abra la puerta del palacio y profane su secreto, guerreros como éstos penetrarán en España y se apoderarán del reino” (1)
Unos meses más tardes Tariq Ibn-Ziyad, gobernador de Tánger, desembarca en Gibraltar (Gebel Tariq . “La roca de Tariq”) junto con un contingente de 9.000 beréberes comenzando así la conquista de la península Ibérica.
Otra leyenda, y tal vez un poco más creíble, cuenta que el conde de Ceuta, Don Julián, manda a su hija Florinda a la corte de Toledo, en donde el rey se encapricha de ella llegando a forzarla.
Florinda informa a su padre, a través de una serie de regalos, entre ellos un huevo podrido, Don Julián entiende el mensaje y marcha a Toledo a por su hija bajo el pretexto de que su esposa esta enferma y quiere verla.
Cuando vuelve a Ceuta, pide ayuda a Musa ibn Nusair, virrey del norte de África, para que se enfrente a su rey, y no solo lo hizo sino que se quedaron.
Don Rodrigo fue derrotado en la batalla de guadalete y presuntamente falleció en ella, ya que encontraron su caballo muerto, así como parte de sus enseres de guerra, sin embargo, hay quién cree que escapo llegando a la localidad lusitana de Viseu, ya que en la Crónica de Alfonso III se menciona que allí se encontró una lápida que decía “Hic requiescit rodericus rex gothurum” (Aquí yace Rodrigo rey de los godos).
Otra versión de esta misma historia cuenta que realmente falleció en Calañas, en la provincia de Huelva, y en el lugar donde fue encontrada su tumba se levantó la ermita de la Virgen de España.
Don Rodrigo fue realmente el último rey visigodo de Toledo, pero no el último de los reyes visigodos, a él le siguieron cuatro más, lo realmente cierto es que muerte supuso la perdida del poder que habían ostentado.
 http://fabulasurbanas.com/la-maldicion-del-ultimo-rey-godo-don-rodrigo/